Tesis del campesinado boliviano

(28 de marzo de 1978)

 

1. ASUNTOS SINDICALES Y POLITICOS

HISTORIA

Los campesinos aymaras, quechuas, cambas, chapacos, chiquitanos, moxos, tupiguaraníes y otros somos los legítimos dueños de esta tierra; somos la semilla de donde ha nacido Bolivia y somos los desterrados en nuestra propia tierra. Queremos reconquistar nuestra libertad cortada en 1492, revalorizar nuestra cultura y, con personalidad propia, ser sujetos y no objetos de nuestra historia, hacia la obtención de una sociedad sin explotados ni explotadores.

Mirando nuestra historia encontramos, una y otra vez, una lacerante trayectoria de nuestro pueblo. Hemos sido conquistados, sometidos, despojados, y oprimidos hasta convertirnos en piltrafas humanas sentadas en sillas de oro y plata. Nos llamaron Indios, pongos, mit'anis, cachas, hermanos campesinos, según quienes eran nuestros explotadores de turno.

La expansión del capitalismo mercantilista de los españoles, a través del robo, las encomiendas, las mercedes, los adelantazgos, las haciendas, las minas, las mit'as y otras formas de explotación, han fracturado nuestra sociedad sustituyéndola con una sociedad de explotación del hombre por el hombre, de una minoría contra un mayoría, explotación de unos cuantos adinerados a una mayoría de pobres. La riqueza de España, Inglaterra, Francia, etc., antes, y la riqueza de Estados Unidos, ahora está hecha con nuestro sudor, con nuestra sangre y nuestras vidas. Los países ricos viven chupándonos la sangre y las vidas de los trabajadores de los países pobres.

La ú institucionalizóó, republicanizó, nuestra explotación mezclando formas de explotación coloniales, feudales y precapitalistas. Mientras unos cuantos criollos se enriquecieron más, los campesinos continuábamos abajo. Continuaron quitándonos nuestras tierras, llevándonos a la fuerza a las minas, a los obrajes; continuaban acallando nuestras protestas con masacres en diversos lugares. Luego nos han utilizado para defender al país, pero en el fondo defendimos a los amos extranjeros de los explotadores nacionales, como en la guerra del Chaco.


Sin embargo recordamos con orgullo que los aymaras, quechuas, cambas, chirigüanos, etc., hemos sabido levantarnos contra nuestros explotadores. No necesitamos otros líderes. Tenemos los nuestros: Tupaj Katari, Bartolina Sisa, Micaela Bastidas, Zárate Willka, Apaguayki Tumpa, los hermanos Katari, etc. Nuestra historia no solo es de humillacióón sino también de lucha para cambiar esta sociedad injusta, por una sociedad sin explotados ni explotadores.

Hoy día una minoría de privilegiados, embriagados por el complejo de superioridad, armados de una falsa teoría del nacionalismo, desfilan por el Palacio Quemado en ciega obediencia al imperialismo norteamericano para impedir el despertar del Gigante Dormido: el campesinado. de pongos de producción quieren convertirnos en pongos políticos.

Quiénes son nuestros enemigos? ... Es un pequeño grupo de burgueses dueños de las minas, los grandes comerciantes e importadores, los dueños de bancos e industrias, fábricas. Ellos ponen al gobierno civil o militar que quieren para que los defienda. Otros enemigos son los gamonales agroindustriales y los nuevos latifundistas, los patrones que quieren regresar a nuestras tierras. Estos burgueses llevan la plata para los imperialistas de otros países. Hay otros enemigos más: nuestra propia desorganización, nuestra pelea entre nosotros mismos. Nuestros enemigos nos hacen pelear entre nosotros para que ellos vivan tranquilos.

En 1971 otra vez nos cortan nuestro desarrollo y descabezan nuestras organizaciones y los suplantan con dirigentes a sueldo y enemigos del campesinado. En 1974 los campesinos nos hemos levantado contra el alza del costo de la vida y el gobierno nos acalla con masacres como la de Tolata, Espinoza y Melga.

Derepente, se llama a elecciones cuando habían casi 20,000 detenidos, exiliados, encarcelados y alrededor de 200 campesinos encarcelados y exiliados. Pensaron en unas elecciones sin libertad de elegir. Sin embargo, el pueblo nos hemos levantado. Los campesinos el 15 de noviembre de 1977, nos hemos reunido en Ayo Ayo oara rendir homenaje a Tupaj Katari y pedir que la Confederación elegida en Potosí en 1971, reasuma sus funciones.

El 14 de diciembre reasume sus funciones y desde entonces se realizan congresos departamentales y provinciales. Los campesinos hemos tenido activa participación en la huelga de hambre al lado de las valerosas mujeres mineras. Solo el pueblo unido podrá vencer a cualquier enemigo.

Habrán ricos y pobres que los pobres nos unamos para que no nos abusen. Recordemos el ejemplo de Tupaj Katari, Tupaj Amaru, Bartolina Sisa, Micaela Bastidas, los hermanos Katari, Apiaguayki Tumpa, Zárate Willka, Raymundo Tambo, Cosme Cari y tantos otros luchadores por nuestra liberación. Debemos confiar en nosotros mismos y no en nuestros enemigos.

En esta lucha de liberación no debe desaparecer nuestra nuestra personalidad de aymaras, quechuas, cambas, chapacos, chiriguanos, chiquitanos, etc.; dejar de ser pobres, sí: pero sin perder nuestra identidad cultural, sin avergonzarnos de lo que somos. Nuestra lucha no sólo es económica sino también socio-cultural. No creemos en la lucha de razas. Si el racismo fue el primer paso de nuestra ideología debemos ahora superarlo porque somos explotados no sólo porque somos aymaras, quechuas, cambas, etc., sino fundamentalmente porque hay unos cuantos ricos que nos explotan a aymaras y a no aymaras, a quechuas y no quechuas, a cambas y no cambas, y esos ricos se enriquecen con nuestro trabajo, tenemos que cambiar esta sociedad de explotación para que nuestros valores de aymaras, quechuas, cambas, etc., puedan ejercitar y desarrollarse.

SINDICATOS

La política de los sindicatos tuvo se apogeo antes de 1952 cuando la lucha campesina contra los patrones por conseguir tierras. Después todos los regíímenes del MNR, manipularon a nuestros sindicatos para sustentarse en sus bastones de apoyo. Se nombraron dirigentes desde arriba. Los sindicatos defendían los intereses del gobierno antes que de los campesinos. El sindicalismo ha sido desvirtuado en su esencia.

Qué hacer entonces:...Tenemos que reivindicar las organizaciones sindicales, ponerlas al servicio de las bases. Arrancarlas de las manipulaciones oficialistas. Expulsar a los dirigentes bandidos. Combatir todo sometimiento a intereses partidistas, de grupos y de personas. Debemos aclarar y tomar conciencia de cuáles son nuestros objetivos de lucha y por cuáles caminos y cómo podemos conseguirlos.

Las direcciones sindicales no pueden ser organizaciones de escalera para otros. Debemos seguir el ejemplo de la matriz Confederación nacional, para seguir nuestra organización con independencia de clase, sin vendernos a intereses partidistas y sectarios, ni estar proclamando a candidatos de turno.

Debemos organizarnos desde las bases. El sindicato es para defender los intereses de nosotros los campesinos. Si se vende al gobierno ya no es sindicato. Hay que reorganizar urgentemente en forma democrática todas las organizaciones sindicales a todo nivel para conseguir nuestros objetivos.

POLITICA DE UNIDAD Y ALIANZAS

La política de la Confederación nacional de trabajadores campesinos de Bolivia es y debe ser buscar la UNIDAD del campesinado boliviano en general, con todas las organizaciones revolucionarias que luchan por la liberación del campesinado y que nacieron en situaciones especiales y en regiones determinadas. Esa unidad debe ser libre de toda manipulación ideológica que subordina los intereses del campesinado a los suyos. Aceptamos la colaboración solidaria de los partidos políticos y organizaciones revolucionarias, pero no aceptamos imposiciones de ninguna naturaleza.

Debemos combatir cualquier intento de división entre las organizaciones campesinas debido a razones ajenas al campesinado. La unión no puede plantearse únicamente a nivel de dirigentes, obedeciendo los intereses de los dirigentes. Lo fundamental es tener en cuenta la representatividad y la independencia de clase e ideologíía.

La política de alianza de los campesinos debe ser únicamente con nuestros hermanos explotados: mineros, fabriles, constructores, ferroviarios, maestros, clase media empobrecida, canillitas, lustrabotas, estudiantes, etc., con quienes tenemos comunidad de intereses y objetivos. Reconocemos a la COB como la máxima dirección de los trabajadores del país.

Si los campesinos luchamos solos, vamos a perder. Tenemos que unirnos todos los trabajadores, no sólo de Bolivia sino de Latinoamérica y del Mundo. Debemos participar en esa lucha con nuestra propia personalidad de aymaras, quechuas, cambas, chapacos, etc.

Los campesinos del país declaramos nuestro mayor respeto por la lucha de los demás sectores de explotados, especialmente de los trabajadores mineros, con quienes en el inicio de nuestras organizaciones sindicales estuvimos luchando junto para echar al gamonalismo, pero después nos hemos separado por los siguientes motivos: entre otros: la manipulación oficialista de que fuimos objeto y la política obrerista que algunos dirigentes desarrollaron entre los trabajadores.

PACTO MILITAR-CAMPESINO

Aunque las FF.AA. tienen mayoría de integrantes campesinos y demáás trabajadores, los altos jefes militares no siempre justificaron esa mayoría campesina. El carácter de FF.AA. y el carácter sindical de nuestras organizaciones impiden esencialmente cualquier pacto.

El llamado pacto militar-campesino nunca ha sido pedido, firmado, ni defendido por los campesinos. Fueron los dirigentes inconscientes quienes, por justificar sus sueldos, firmaron ese pacto, sin haber pensado en las consecuencias funestas para el campesinado.

Con el pretexto de defender la propiedad de nuestras tierras, el ejército se introdujo en el campo, para simular un apoyo social que los regímenes militares carecen, controlar nuestro potencial revolucionario. Jurídicamente ese Pacto es nulo porque nunca los campesinos hemos manifestado nuestro libre consentimiento, más bien en la imposición vertical de una de las partes contrarias al artículo 171 de la Carta Magna donde el Estado debe reconocer y garantizar la existencia de las organizaciones sindicales y campesinas y además ese Pacto va contra la naturaleza misma de las FF.AA. que deben velar por los intereses de todos los sectores del país, pero no utilizar a un sector(campesino) contra otros (mineros, por ejemplo).

De hecho, la práctica del Pacto ha sido contra nosotros con medidas como la Masacre del Valle, represiones, amenazas, detenciones arbitrarias en los cuarteles provinciales, estado de sitio, trancas de control, revisiones de cédula de identidad, manipulación de dirigentes, impuestos, restricción de libertades sindicales y políticas, etc. Los comandantes de los cuarteles son la máxima autoridad; el subprefecto, corregidor y otros obedecen sus dictados.

Si bien reconocemos las obras de Acción cívica de las FF.AA. como construcción parcial de escuelas, postas sanitarias, caminos, etc., creemos que esas funciones son propias de Ministerios como de Salud, Educación, Transportes. Al fin y al cabo, todas esas obras se hacen con la plata producida por todos los trabajadores del país. Además con Acción cívica o sin ella el nivel de pobreza, hambre y miseria de los campesinos no ha mejorado nada, más bien en los últimos años ha empobrecido.

Actualmente se quiere manipular el voto campesino a través del Pacto. No otra cosa significa las frecuentes denuncias de interferencias a la reorganización sindical que lo hemos realizado a pesar de las constantes amenazas, detenciones y sabotaje de los coordinadores militares del Pacto.

Finalmente, los campesinos no aceptamos ningún Pacto de este tipo porque daría la impresión de que somos ovejas o retardados mentales y que somos incapaces de manejarnos mosotros mismos. Por el contrario, los campesinos estamos demostrando nuestra madurez sindical y política para ejercer plenamente nuestros derechos y para defenderlos.El Pacto militar-campesino ha sido firmado por los enemigos de las FF.AA. y de campesinos bolivianos.

POLITICA DE APOYO A LA ASAMBLEA PERMANENTE DE DERECHOS HUMANOS

Los campesinos del país no hacemos disticiones religiosas ni políticas para rendir nuestro profundo homenaje a todos los miembros de la Asamblea de Derechos Humanos de Bolivia, quienes lucharon por todos los encarcelados, perseguidos, confinados y exiliados. Nuestro homenaje también para los compañeros mineros que junto a los trabajadores y el pueblo en general pudimos conseguir quebrar las paredes de la dictadura militar. Por eso los campesinos debemos trabajar por irganizar Comités provinciales de derechos humanos en toda el área rural de nuestro país para que se constituyan en ojos vigilantes y bocas denunciantes de la infracción y atentados a nuestros legítimos derechos humanos.

NUESTRA POSICION FRENTE A LAS PRETENDIDAS ELECCIONES

Los campesinos no creemos en la imparcialidad de las elecciones. Hay varios hechos que demuestran nuestra desconfianza. Grupos minoritarios e interesados están buscando que el gobierno militar se perpetúe. Los campesinos y todo el pueblo en general nunca hemos creído ni vamos a creer en gobiernos que se mantienen en el poder prohibiendo nuestros sindicatos y cancelando a los partidos políticos. Además los trabajadores del país hemos asimilado las elecciones de estos últimos 14 años, y los campesinos hemos asimilado las lecciones de 153 años en los cuales hemos confinado en otros, para que nos traicionen. La política nada sería del gobierno, nos hace dudar de las elecciones. Es cierto también que las diversas farsas electorales siempre han sido para el beneficio de unos vivos. Los campesinos siempre hemos sido marginados. Pero cuando hay elecciones nos ofrecen hasta el cielo y son capaces de "dar" sus vidas por el campesinado. Tenemos que tener cuidado para no volver a ser escalera de los ricos.

Sin embargo, lucharemos por nuestra organización y asï organizados lucharemos por conseguir unas elecciones democráticas, en las cuales participaremos sin compremeternos servilmente a ningún partido político ni a ningún interés ajeno al campesinado.

Las organizaciones campesinas nos mantendremos lejos de proclamaciones presidencialistas. Las organizaciones sindicales campesinas como la Confederación, Federación, etc., no podemos proclamar a nadie. Esta no es nuestra función. Nuestros Congresos y otras reuniones campesinas no deben ser convenciones partidarias. Los dirigentes vendidos que proclamen. Nosotros no negociaremos con nuestros compañeros. Los dirigentes que tocan la puerta de todos los partidos que proclamen. Nosotros únicamente debemos ver cómo defender los intereses de los campesinos. Tenemos que orientar a todos los compañeros que ya no debemos confiar en nuestros enemigos, ya no debemos confiar en Otros. Debemos confiar en nosotros mismos. Los campesinos hemos confiado en todos los candidatos durante 153 años. Civiles y militares nos han prometido muchas cosas y cuando se han sentado en el Palacio a los campesinos nos han botado a un rincón.

Por eso, compañeros, debemos organizarnos, unirnos, fortalecernos. Así organizados podemos elegir a nuestro propio candidatos campesinos. Los gobiernos de los ricos siempre favorecen a los ricos. Únicamente un gobierno de los pobres puede favorecer a los pobres. Los campesinos sólo hemos sido electores. Acaso no podemos ser elegidos? ...Podemos compañeros! Somos capaces como cualquier otro. Nuestros presidentes, vicepresidentes, ministros, subsecretarios, etc., deben ser trabajadores campesinos, mineros, fabriles, constructores, maestros, etc. El gobierno de los ricos no favorece a los pobres. El gobierno de pobres será nuestro gobierno y lo controlaremos nosotros mismos. Por eso los campesinos del país hemos constituido un comité político para que funciones al lado de nuestra Confederación para que nos oriente en los asuntos políticos. Ese Comité político es en base a nuestra propia ideología, a nuestro sufrimiento, podrá ver cómo nuestros objetivos pueden ser cumplidos. Ese Comité político orientará, analizará, dialogará, la participación de algún frente político dentro de un marco de igualdad y sin someterse a ningún partido o verá la forma para que los campesinos no seamos engañados por más tiempo.

II. ASUNTOS ECONOMICOS

Toda la política de los gobiernos de turno siempre ha favorecido a las minorías gobernantes y a los centros urbanos. Los trabajadores campesinos con nuestro trabajo hemos y estamos subvencionando la economía de los centros urbanos y siempre hemos sido marginados de los beneficios de la economía nacional. Esta explotación y discriminación económica pretende disimular las minorías gobernantes con mezquinos regalos como escuelas, postas sanitarias, etc. En general, los campesinos somos el sector más pobre, más explotados, más empeñado, pero por eso mismo, los más convencidos ahora de que los ricos siempre favorecerán a los ricos, nunca a los pobres.

La Reforma Agraria de 1953 ha sido una vulgar repartición de tierras y ni siquiera en beneficio real para nosotros, sino que los latifundistas se han quedado con las mejores tierras en las propiedades medianas. Aunque reconocemos los beneficios sociales que nos han traido, vemos también que hay muchos propietarios que al amparo de los gobiernos de turno, sobre todo el actual, han logrado indemnizaciones sobre la expropiación e incluso sobre la afectación.

En el fondo, la Reforma Agraria no fue regalo de nadie, ni a nadie estamos obligados a agradecer. Ya nos dimos cuenta que la Reforma fue gracias a la lucha conjunta de los trabajadores mineros, campesinos, fabriles, etc., quienes hemos obligado al gobierno de entonces a que dicte la Reforma, la Nacionalizacióón de las minas, el Voto universal y otras medidas. No nos han regalado nada sino que hemos recuperado nuestros legítimos derechos como mayoría nacional.

En los últimos años, los gobernantes han hecho todo lo posible para desarrollar los bolsillos de los grandes y medianos hacendados del oriente del país, y se han olvidado deliberadamente de los pequeños agricultores que nos hemos ido empobreciendo más y más. Esos hacendados agroindustriales tiene buenas semillas, fertilizantes, maquinarias, etc., comprados con créditos del Banco Agrícola. Los campesinos hasta somos peones de esas empresas y nos pagan salarios de hambre.

Lo que compramos ha aumentado más de 10 veces y lo que vendemos sólo 2 ó 3 veces. Por ejemplo, una bicicleta hace seis o siete años costaba 500 a 700 pesos bolivianos, ahora cuesta alrededor de $5,000. Ni qué decir de la ropa, comida, libros, etc. Incluso, en las regiones yungueñas y del Chapare quieren hecer desaparecer nuestro medio de ingreso, la coca. Por qué los imperialistas no controlan el tráfico de la cocaína en sus países en lugar de querer abusarnos a los campesinos? ... Acaso tenemos culpa de que sus habitantes y otros negocian la cocaína? ...

Sabemos bien que la relativa comodidad económica de los centros urbanos es gracias a nuestro empobrecimiento y explotación. El gobierno no nos apoya, pero sí apoya a los empresarios algodoneros, azucareros, arroceros, etc. Los colonizadores estamos en completo abandono y oprimidos por los intermediarios como en el problema de café, arroz, frutas, etc., donde los precios ponen los ricos.

Se ha mejorado los precios de los productos agroindustriales como el azúcar, algodón, etc., y nada han hecho los gobernantes por mejorar los precios de nuestros productos. Más bien importan del exterior para hacer bajar los precios de nuestros productos.

Los créditos del Banco agrícola han favorecido sólo a los empresarios algodoneros, azucareros, etc., y los ganaderos son casi el 80%. Mientras que apenas algunos campesinos hemos recibido créditos que ni siquiera llegan al 5%. Los empresarios agroindustriales, como están en el poder, ya no devuelven los préstamos. En cambio, a los pequeños agricultores nos arrestan y embargan nuestros bienes si no pagamos los préstamos o nos atrasamos en pagarlos, sin importarles si ha caído helada o granizo.

Además, porque dicen que somos deudores, impuestos más nos quieren sacar. Los campesinos no somos tan tontos para pagar impuestos cuando ni siquiera nos ayudan a mejorar nuestro nivel de vida. Nosotros pagamos impuestos en las trancas aduaneras donde los aduaneros nos cobran precios injustos y abusándonos. Pagamos impuestos también en las compras de picos, palas, ropa, velas, etc. Subvencionamos el sistema de explotación de Bolivia. Cuando el gobierno se presta plata con los intereses bajos, a los campesinos nos prestan con precios altos. Pagamos prestaciones viales, pagamos las comisiones de Reforma agraria, del Ministerio de Educación, etc. Incluso nos hacen perder tiempo en proclamaciones de líderes y candidatos falsos y prometedores.

Pagamos todo eso, y acaso tenemos buenos hospitales y buenas escuelas? Tenemos un buen Instituto Técnico?

Los campesinos nos damos cuenta que se rebaja impuestos a los grandes importadores y comerciantes de automóviles, radios, maquinarias, etc., en cambio nos explotan a los campesinos. Por ejemplo en Santa Cruz, las alcaldías ponen los aranceles sin tomar en cuenta los intereses de los campesinos.

Estamos aprendiendo que un gobierno de los ricos siempre favorece a los ricos. Sólo un gobierno de los pobres favorecerá a los pobres.

Otro engaño es la asistencia técnica. Instituciones como el Ministerio de agricultura, Desarrollo de comunidades, Banco Agrícola, Instituto de Colonización, Consejo de Reforma Agraria, Corporación de Desarrollo, etc., tienen alrededor de 2,000 empleados quienes consumen la plata destinada al desarrollo rural. Se dice que no hay plata para comprar vacunas, semillas mejoradas, fertilizantes, etc., pero no falta dinero para los altos sueldos, viáticos, comisiones, parrilladas de los funcionarios. En Chapare, Alto Beni y Santa Cruz están repartiendo tierra a militares de la alta graduación, a los funcionarios públicos quienes se convierten en nuevos latifundios.

Para disimular todo esto el gobierno se presta plata a nombre del campesino y empieza a ejecutar proyectos como el Ingavi, Altiplano Norte, Ulla Ulla, Abopó Izozog con millones de dólares. La intención de estos proyectos no es ayudar sinceramente al campesino, sino quieren que produzcamos más y bien barato para que los industriales ganen más dinero. Quieren enriquecer a unos cuantos campesinos, para que el resto se vaya a la ciudad o a las minas a trabajar por salarios bajos. Y quienes van a pagar estos créditos? Como siempre nosotros: los trabajadores mineros, campesinos, fabriles, etc.

Tenemos que exigir que esos proyectos beneficien a los verdaderos campesinos. Tenemos que organizarnos para obligarles a que no gasten mucha plata en movilidades o oficinas lujosas sino en tecnificar el campesino. Además nosotros mismos, a través de nuestros organismos directivos, tenemos que garantizar su correcta aplicación. Sólo un gobierno de los campesinos, fabriles, mineros, constructores y de todos los trabajadores del país, aliados con la clase media empobrecida y sectores progresistas, pueden solucionar nuestro problema económico.

III ASUNTOS SOCIALES, CULTURALES Y EDUCATIVOS

Los campesinos somos el sector social más oprimido del país; somos la mayoría del pueblo boliviano, pero social y culturalmente, oprimidos y humillados. Con desprecio se nos llama "Indios, indiada, plebe, hermanos, compañeros campesinos". Tantos años de desprecio han desembocado en que nos llamen "vergüenza nacional".

Nuestras culturas, nuestras costumbres, nuestros valores, fueron y son aún pisoteados. La cultura oficial ensalza y difunde las culturas europeas y norteamericanas y margina cualquier intento de revalorización de las culturas oprimidas.

La sociedad boliviana está conformada de tal forma que los pueblos aymaras, quechuas, cambas, chapacos, chiquitanos, etc., desaparezcamos paulatinamente derritiéndonos, en una cultura alienante y capitalista. Durante 486 años nuestros opresores siguen esa política. Y cuando levantamos nuestros valores y nuestros errores, la cultura oficial unánimemnete nos acusan de que somos racistas. Nos acusan de que deseamos volver al pasado, de que somos utópicos. Esas acusaciones sólo demuestran el tremendo estado de alienación de los exponentes y difusores de la cultura oficial.

A los campesinos de Bolivia, nos educan para hacer desaparecer culturalmente; nos enseñan a subestimarnos, a olvidarnos de nosotros mismos. Las escuelas, colegios, universidades, normales, periódicos, radios, revistas, televisión, etc., son los principales medios que los diferentes gobiernos utilizan para despersonalizarnos. Los campesinos tenemos que ver que no basta tener escuelas; tenemos que fijarnos qué están enseñando en esas escuelas a nuestros hijos. Además hay otros medios como los clubes de madres, voluntarios extranjeros muchas veces, cuerpos de paz., que aplican políticas de espionaje, control de la natalidad, planificación familiar, control de la alimentación. Los malos gobernantes saben que los pueblos aymaras, quechuas, cambas y otros tomamos conciencia que nuestra explotación y como por tanto de nuestro valor revolucionario, no les dejaríamos dormir tranquilos. Cuando los campesinos luchamos junto a los otros trabajadores del país, esta sociedad injusta de explotadores y explotados será cambiada por una sociedad justa de igualdad. Nuestros enemigos no quieren que nos demos cuenta de todo eso, por eso tratan de hacernos desaparecer trayendo 150,000 familias de Rodesianos racistas para que crezcan y sean millones y cultiven nuestros campos. Las sectas religiosas son también instrumentos de nuestros enemigos, cuando no dividen artificialmente y nos hacen pelear entre campesinos, entre comunidades y entre familias. En los cuarteles nos enseñan la teoría y culto de una Bolivia linda, rica, feliz. Pero la verdad es otra, pues los campesinos no vivimos en una "nueva Bolivia", feliz y próspera, sino es un país de explotación y miseria para los trabajadores y de lujo y riqueza para una minoría privilegiada.

La mayoría de las autoridades, en los cantones y pueblos del campo, no son personas representativas de los campesinos, sino son gentes de la ciudad o vecinos que nos abusan con multas o encarcelamiento, ayudados por el ejército y la policía. No hay ninguna ley que nos proteja y nos defienda a los campesinos. La ley es para los que tienen dinero e influencia.

La educación superior, universidades, normales, nos discriminan. Los exámenes de ingreso no examinan la capacidad de los postulantes, sino su bolsillo y con los estudiantes campesinos que entran a las universidades se hace una pedagogía humillante y despectiva de clara discriminación. Los gobiernos de turno no se recordarán de proveernos a los campesinos de elementos servicios, como hospitales, postas sanitarias, agua potable, electricidad, caminos, ect. Y cuando nos ayudan a construir alguna escuela o posta, no les importa mucho ayudar sinceramente al campesinado. Lo que les importa más es salir en las fotografías de todos los periódicos y colocar en la construcción una placa con los nombres de los falsos benefactores. Antes, y sobre todo, se utiliza esas obras como pretextos para proclamaciones electoralistas del oficialismo de turno. Los campesinos sabemos que esas construcciones se hacen con nuestra propia plata y trabajo de los trabajaddores del país.

El seguro social campesino no es ni será regalo de nadie. Es un legítimo derecho que nuestros explotadores no permitieron tantos años. La salud, hospitales, postas sanitarias, clínicas, viviendas, deben construirse en todos los lugares del campo. El Seguro social campesino debe estudiarse en aplicarse con la participación campesina porque no sabemos con qué fines se los quieren aplicar ahora.

La demagogia de los gobiernos de turno ha llegado a la alfabetización. Hasta ahora no se ha enfrentado con seriedad este problema. Los propios campesinos tenemos que alfabetizar a nuestros compañeros que no saben leer ni escribir para que todos podamos defender mejor nuestros derechos.

Los pueblos aymaras, quechuas, cambas, chapacos, ect., tenemos que revalorizar nuestras culturas. Tenemos que dejar de ser pobres, pero sin perder nuestra personalidad cultural. Levantemos los nombres de nuestros héroes y máátires de cada región de Boliva como símbolo de nuestra lucha. No necesitamos héroes prestados. Tenemos a Tupaj Katari, Tupaj Amaru, Bartolina Sisa, Micaela Bastidas, Zárate Willka, Apiaguayki Tumpa, Raymundo Tambo, Cosme Cari y tantos otros.

Llamamos fraternalmente a todos los jóvenes del campo y de las ciudades a no tener verguúenza de lo que somos y mirarnos nosotros mismos, ver nuestras culturas, nuestros valores y difundirlos. Mostrar lo que somos no es racismo, es afirmarnos nosotros mismos.

Todos los campesinos del país, tenemos que ayudar en la organización de nuestros compañeros para que luchemos todos juntos. Llamamos a todas las compañeras del país para que se organicen y así luchar siguiendo los pasos de Bartolina Sisa, Micaela Bastidas, María Barzola y otras líderes trabajadoras.

Que en fecha 27 y 28 de marzo de 1978 se realizó el VII Congreso de la Confederación Nacional de Trabajadores Campesinos de Bolivia en la ciudad de La Paz, con la asistencia de 475 delegados de los nueve depratamentos y de las Federaciones especiales; al presente damos a conocer la plataforma de lucha de asuntos políticos, sindicales, Asuntos económicos, Asuntos sociales, culturales, educativos, asímismo las resoluciones del magno Congreso, de igual modo la directiva del Comité Ejecutivo de la C.N.T.C.B.

Ponemos de manifiesto que en los próximos días daremos a conocer la tesis política del campesinado boliviano, aprobado en el evento nacional campesino.

PLATAFORMA DE LUCHA

ASUNTOS POLITICOS Y SINDICALES

1. Luchar por la unidad de todos los campesinos del país en torno a la Confederación nacional de trabajadores campesinos de Bolivia, elegida en el VII Congreso nacional realizado el 27-28 de marzo, y en torno al Comité político del movimiento campesino por ser la expresión más alta de la organización campesina.

2. Reafirmar nuestro reconocimiento a la Central Obrera Boliviana, COB, por ser la máxima dircción de los trabajadores del país. 3. Luchar por un gobierno de todos los trabajadores de Bolivia, la socialización de los medios de producción y lograr una sociedad sin explotados ni explotadores.

4. Propugnar la unidad de todos los sectores laborales del país en la lucha contra los imperialismos y sus seguidores nacionales.

5. Rechazar de plano el Pacto militar-campesino por carecer de fundamento político, jurídico, a más de ser un lamentable motivo de desprestigio de las FF.AA. y un paternalismo humillante para los trabajadores del campo.

6. Luchar por el rechazo a toda manipulación del oficialismo, de intereses partidistas, que subordinan a causa de campesinos a los afanes personalistas y de grupos partidistas con fines prorroguistas y electoralistas.

7. Luchar por el reconocimiento de nuestro derecho de ser elegidos y no ser solamente masa votante y escalera política de los candidatos de turno.

8. Derecho a voto desde 18 años.

9. Luchar contra toda manifestación de ideologías racistas porque nuestros enemigos pretenden hacernos creer que somos pobres, sólo porque somos indios, aymaras, quechuas, cambas, etc., y ocultan que somos pobres porque una minoría privilegiada nos explota a una mayoría de trabajadores.

10. Rechazar todo intento de divisionismo interno provocado por intereses ajenos y por agentes externos a nuestra organización.

11. Luchar por la obtención de libertades sindicales y políticas y el respeto a sus fueros garantizados por el artículo 171 de la Carta Magna.

12. Apoyar las justas luchas reivindicativas de todos los sectores laborales del país.

13. Luchar por conseguir la unidad de los campesinos con los compañeros trabajadores mineros, fabriles, constructores, etc.

14. Propugnamos unir nuestra lucha con la de los campesinos de Latinoamérica y el mundo.

ASUNTOS ECONOMICOS

1. Defensa moral y material de los recursos naturales del país y de la integridad territorial.

2. Profundizacióó de la Reforma agraria a través de la tecnificación del trabajo individual y colectivo, la mecanización, intensificación de créditos, abaratamiento de precios, de insumos, riego, capacitación técnica, etc., que favorezca para mejorar nuestro nivel de vida.

3. Rechazo al impuesto único agropecuario mientras no se mejore nuestra situación de explotados en todos los aspectos. No podemos pagar el impuesto por nuestra explotación.

4. Rechazo de la política discriminatoria del Banco Agrícola que favorece sólo a los empresarios agroindustriales y ganaderos. Planteamos la creación de un Banco Agrícola Campesino en favor de los pequeños agricultores.

5. Lograr mercados directos del productor al consumidor con precios que cubran el costo y el trabajo de produccióó.

6. Luchar por precios justos de nuestros productores a través de la eliminación de intermediarios, más bien nosotros debemos controlar la comercialización.

7. Rebaja de precios en transporte y fletes.

8. Congelamiento de los precios de artículos de primera necesidad como el azúcar, harina, fideos, arroz, etc.

9. Instalación de surtidores de kerosene en los cantones y capitales de provincia.

10. Electrificación del agro boliviano.

11. Dotaciones de tierra a grupos asociados de pequeños productores en zonas de colonización. En cambio protestamos por las dotaciones que se hacen a los nuevos latifundistas y a los rodesianos racistas que quieren aprovecharse de nosotros y convertirnos en peones.

12. Rechazar a los ex-propietarios que en los últimos 14 años y sobre todo en los últimos 7 años están regresando al campo amparados por el Pacto militar-campesino.

13. Desconocemos los campesinos la deuda externa que este gobierno ha contraído hipotecando al país.

14. Repudiamos a los agroindustriales del oriente, iniciadores de la explotación asalariada en el campo. Planteamos la organización de los trabajadores de esas empresas en torno a la Federación departamental respectiva y la C.N.T.C.B.

15. Apoyar a los otros sectores de trabajadores en sus justas luchas de mejoras económicas.

ASUNTOS SOCIALES, CULTURALES Y EDUCATIVOS

1. Seguro social campesino elaborado con participación del campesinado. El Seguro campesino es un legtimo derecho que no debe ser usado como bandera política.

2. Luchar por la implantación de servicios básicos en vivienda, educación y la construcción de escuelas, colegios, caminos, hospitales, agua potable, elecricidad, alojamientos y comedores.

3. Luchar contra la discriminación social y racial, como forma de opresión que pretende convertirnos en desterrados en nuestra propia tierra.

4. Rechazo a la immigración sudafricana de racistas. Considerar este proyecto como atentado contra los campesinos de Bolivia.

5.Rechazar el control de natalidad. Considerar esta polótica como genocidio racista e imperialista.

6. Luchar en todo el país según las características regionales, culturales, por la revalorización, difusión, mantenimiento y defensa de nuestros valores.

7. Respeto por nuestras nacionalidades, aymara, quechua, camba y otras culturas nativas. No debemos avergonzarnos de lo que somos.

8. Oficialización de nuestros idiomas nativos.

9. Declaramos desde hoy al aymara, quechua, castellano y otras lenguas nativas como idiomas oficiales de nuestros congresos, conferencias, ampliados y otras reuniones nacionales. Asimismo exigimos que nuestros idiomas sean incorporados a los programas de enseñanza desde el nivel básico hasta la educación superior.

10. Democratización de la educación superior y eliminación de exámenes de ingreso.

11. Creación de Instituto técnicos de capacitación.

12. Renovación de la educación urbana y rural en funcióó de nuestra realidad socio-cultural de aymaras y quechuas, cambas y otros. La educación no debe ser un medio de opresión sino de liberación.

13. Renovación de la educación rural y urbana en sus diferentes niveles y grados, en contenido, fines, objetivos, métodos, calendario, etc., en función de nuestra realidad socio-cultural.

RESOLUCIONES DEL VII CONGRESO NACIONAL

    1. Agradecimiento al Dr.Carlos Andrés Pérez, por su apoyo internacional al pueblo boliviano para que volvamos al mar.

    2.
      a)Condenar la política demagógica del gobierno que maneja electoralísticamente una causa nacional como la reconquista del mar.

      b)Exigir el enjuiciamiento de CONAMAR

      c)Declarar el Abrazo de Charaña como un acto de traición a la patria. d)Apoyar toda negociación de reconquista del mar, pero sin ningun tipo de canje territorial.

      e)La ruptura de relaciones fue una simple maniobra para disfrazar su progresivo fracaso del esquema oficialista.

      f)Pedir al gobierno que cumpla su palabra de irse del Palacio si fracasaba en su gestión marítima.


    3. Exigir el cumplimiento al gobierno del convenio 141 de la OIT que garantiza la libre organización de los trabajadores.

    4. Expresar nuestro agradecimiento a la Organización Internacional de Trabajo(OIT), la Confederación Latinoamericana de Trabajadores(CLAT) y la Federación Campesina Latinoamericana(FCL), por su presencia en el Congreso. Agradecimiento especial al compañero Joséé Rengel Parra.

    5. Rechazo unánime de la política racista del gobierno que intenta importar 150,000 familias de rodesianos racistas sudafricanos.

    6. Ratificación del 12 de octubre de cada año como día de la desgracia nacional y el 15 de noviembre de cada año como día internacional del indio.

    7. Que todos los dirigentes y compañeros campesinos escriban su participación en el movimiento campesino para dejar constancia escrita para la historia del movimiento campesino.

    8. Se crea una comisión educativa para analizar problemática educativa en general.

    9. Se crea una comisión económica con fines parecidos. 10. Felicitación a la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos de Bolivia por su lucha, por la vigencia de las libertades sindicales y políticas, y mediante la APDHB a todos los compañeros que directa e indirectamente participaron en la huelga de hambre.

COMITE EJECUTIVO DE LA C.N.T.C.B.

1. Secretario ejecutivo, Jenaro Flores Santos
2. Secretario general, Macabeo Chila Prieto
3. Secretario relaciones, Alfredo Nogales V.
4. Secretario de organización, Edil Melgar, Marcial Canaviri
5. Secretario de actas, José Mita
6. Secretario de propaganda, Marcial Zanabria Mamani
7. Secretario de V. sindical, Redentor Pedraza
8. Secretario de cooperativas, Fausto Quispe
9. Secretario de Reforma agraria, Julián Ugarte
10. Secretaria de V. femenina, Irma García
11. Secretaria de V. femenina, Bella Ortíz
12. Secretaria de relaciones internacionales, Francisco Choquehuanca
13. Secretario de colonización, Fed. colonizadores
14. Secretario de P. Social, Santos Mamani
15. Secretario de defensas sindical, Angel Miranda
16. Delegado a la Central Obrera Boliviana, Francisco Choquehuanca
La Paz, 28 de marzo de 1978

VII CONGRESO NACIONAL CAMPESINO

Jenaro Flores Santos, Secretario Ejecutivo C.I.308653;
Macabeo Chila Prieto, Strio. General C.I. 284653;
Saturnino Condori C., Strio Coordinación C.I. 2254207


"ESTAMOS OPRIMIDOS, PERO NO VENCIDOS"